Despertar y contemplar este amanecer es una de las experiencias visuales más increíbles que he tenido. Las sierras que rodean a Úbeda estaban repletas de nieve y el Valle del Guadalquivir estaba cubierto por un mar de nubes. El sol salió y todo se tiñó de colores ocres.

FOTOS

Se paciente, son muchas fotos para cargar 😉